Aventura semi-acuática en Benilloba

Publicado el 11/10/2018

Situado en la margen derecha del río Frainos, o río de Penáguila, Benilloba se erige en un destino ideal para la práctica del barranquismo y darse un chapuzón entre pequeños acantilados. La localidad alicantina de la comarca del Comtat tiene una orografía particular, al estar enclavada entre las sierras de Aitana, la de la Serrella y la Serreta de Alcoy.
Aventura semi-acuática en Benilloba

Por sus condiciones abruptas, en Benilloba y alrededores el viajero puede llevar a cabo una gran cantidad de actividades de ocio y deporte al aire libre y en contacto con la naturaleza, como paseos en kayak, espeleología o también parapente. Existen diversas compañías que ofrecen paquetes a diferentes precios para que el viajero pueda escoger.

 

En la sierra alicantina como la que caracteriza a Benilloba se diseminan y amalgaman tanto barrancos de tipo acuático como secos para divertirse, ya sea en verano o en invierno. Y con unas temperaturas más cálidas que en muchos otros barrancos de la Península Ibérica.

 

Repleto de barrancos

Una oferta amplia y variada tiene a su disposición el viajero de la Comunitat Valenciana para adentrarse en estos rincones pétreos de la localidad alicantina. Ya sea de iniciación o más experimentado, se puede practicar barranquismo con la ayuda de profesionales en zonas como la Mela o Abdet, Sitjar, Sord, l’Encata, Cucales o Teular.

 

El barranco se convierte en una especie de parque acuático veraniego en plena naturaleza. Un lugar donde el viajero libera adrenalina y tensiones en contacto con los bravos saltos de agua y la roca caliza. La multiaventura y la diversión están garantizadas. Tanto para grandes como para pequeños. Eso sí, por tu seguridad, hay que tener en cuenta el material que se necesita para hacer barranquismo en Benilloba: traje de neopreno, cuerdas de escalada, arneses y casco.

 

Si el viajero quiere prolongar la estancia y realizar una visita por el pueblo, puede conocer sus atractivos. Destaca de entre sus reclamos visitables el Molí del Salt (siglo XVIII), una pequeña cascada de agua de 20 metros de altura rematada por lo que queda de la antigua noria. O también puede optar por visitar Penàguila o Cocentaina.

Otros datos: Benilloba

Valora y comparte