Visitas guiadas gratuitas en La Vilavella

La Vilavella oferta visitas guiadas gratuitas por el casco antiguo y por la Ruta Termal. Miércoles y jueves a las 17.00 horas.

La Vilavella ofrece dos visitas guiadas gratuitas semanales, los miércoles y jueves a las 17.00 horas, una por el casco histórico de la villa y otra por la Ruta Termal, recorriendo los emplazamientos de los 11 balnearios que tenía la población a principios del siglo XX. Todos los miércoles y jueves, salida desde la Plaza de La Vila.
Visitas guiadas gratuitas en La Vilavella
Descripción
  • Actividades culturales
  • Fechas::
    • Starts: 20/03/2019
    • Ends: 31/03/2022
Dirección

RUTA TERMAL

"El uso de las aguas termales con fines terapéuticos ha sido constante en la medicina tradicional desde la Antigüedad. Francisco Josef de Lemos describe dos tipos de aguas termales en su obra “Virtudes medicinales de las aguas minerales de la Villavieja de Nules” de 1788. Unas que son una mezcla de aguas muy profundas calientes y aguas superficiales frías, que brotan de la Font Calda a 27ºC. También relata en sus escritos una especie de casetas que utilizaban los romanos como termas en este emplazamiento. Las otras aguas termales de la villa son las propias de los balnearios, nacidas a más profundidad y de cuyas propiedades se habla en la charla que organiza el Balneario todos los martes a las 15.00 horas.

Las aguas termales del municipio se utilizaban ya desde época romana, tal como nos relata Lemos. Como testimonio de la presencia romana en la villa podemos citar, además de los restos arqueológicos recuperados de los yacimientos que veremos después en el Museo, el Santuario Hispanorromano del Pilonet de Santa Bárbara, probablemente dedicado a Apolo, del  150 a.C.  y que estuvo activo, con alguna excepción, probablemente hasta el año 380 d.C., cuando el Edicto de Tesalónica del emperador Teodosio declara el cristianismo religión oficial del Imperio Romano y todos los templos paganos son abandonados o destruidos, como fue el caso del nuestro.

En el mismo siglo XVIII en el que escribe Lemos, tenemos también referencias a las aguas termales de nuestra villa en los tratados de Tissot (1761), Cavanilles (1795) y Madoz (1846) ya en el siglo XIX.

 Existían además tres pozos en las inmediaciones de este balneario, excavados para la construcción de la iglesia nueva en 1746.  Estos pozos estaban ubicados uno en medio de la actual Plaça de la Vila, otro en el cruce de la Calle Sant Josep y el último en la calle Salida de Artana, detrás del Ayuntamiento. Se cuenta que, de estos pozos, los obreros debían sacar el agua el día de antes para poder utilizarla, ya que manaba a 45ºC. con la construcción de estos pozos en 1746 se descubrirían las aguas termales que posteriormente se utilizarían en los balnearios, excepto en el del Cervelló que se nutría con las aguas de la Font Calda.

A mitad del siglo XVIII solo existían los llamados POZOS CALIENTES, que solían tener una habitación con una bañera y una cama donde sudar para eliminar la enfermedad, y ELS BANYS DEL COMÚ, ubicados en la Font Calda, que eran los baños públicos de la villa. En la zona de la Fuente Calda, habían tres casetas para baños:

-       Una pertenecía al a Iglesia y se prestaba servicio a los bañistas mediante pago de una cuota que se invertía en las necesidades del culto; en esta caseta habían tres baños y fue vendida el 12 de septiembre de 1853 al Conde del Cervellón a cambio de 6000 reales y una renta anual de 150 pesetas. Esta caseta era la que se denominaba Banys dels Comú.

-       Otra era propiedad de Ilmo. Sr. Don José Climent Avinent, Obispo de Barcelona.

-       Otra propiedad de Vicente Perelló, marqués de Dos Aguas.

 A finales del XVIII y principios del XIX empiezan a proliferar en la población los establecimientos de baños como tal, comprendiendo entre sus servicios los de fonda y hotel, además de los propiamente termales. Es en esta época cuando el uso de las aguas, mediante baños o ingeridas, se convierte además de en un método de curación de enfermedades en una muestra de posición social. Así, los balnearios se convertirán en verdaderos centros de descanso, ocio y diversión social y se multiplicarán los negocios relacionados con las aguas, además de hoteles, fondas, teatros y cafés. En la época de mayor esplendor los balnearios de La Vilavella llegarán a recibir entre 6000 y 10000 personas al año.

Este auge de los balnearios favorecerá el establecimiento en la población de numerosas familias adineradas de la burguesía, principalmente procedentes de Valencia, que aquí se denominarán SENYORETS, que llegarán a la población a tomar los baños y con el tiempo se afincarán aquí para veranear, comprarán casas y tierras, contribuyendo así al empleo y la dinamización del entramado social de pueblo, principalmente dedicado a la agricultura y al oficio de alpargatero..."

Así empieza nuestra visita semanal de los jueves... ¡No te quedes sin saber más!

Información elaborada por:

This office does not assume responsibility for sudden changes or variations of the events published on this site.

Valora y comparte