Santa María de la Valldigna, un recorrido celestial

Publishing date 24/03/2014

Santa María de la Valldigna, el monasterio cisterciense enclavado en un valle de la vieja comarca de la Safor, el antiguo Alfàndec, permite un recorrido celestial por sus claustros y estancias coincidiendo con las celebraciones de su fundación en 1298. El recorrido por ese universo monástico evoca la sublime realidad de un cenobio que durante más de 600 años dio sustento y trabajo a los habitantes del valle y marcó sus vidas e incluso su muerte. Hoy, más de siete siglos después de su fundación, se puede disfrutar de recorridos, actividades y exposiciones.
Santa María de la Valldigna, un recorrido celestial

Marzo es el mes en el que se conmemora la fundación de Santa María de la Valldigna, el monasterio fundado por Jaume II el Just. La exposición Restaura, recuperando nuestro patrimonio da a conocer la recuperación patrimonial del cenobio, una de las más significativas llevadas a cabo en la Comunitat Valenciana y muestra, además, una selección de piezas halladas en diferentes excavaciones arqueológicas. La Fundación Jaume el Just, que gestiona el cenobio, ofrece un amplio abanico de opciones para visitar el monasterio que van desde las visitas guiadas a teatralizadas o para niños.

 

El Real Monasterio de Santa María de la Valldigna fue fundado el año 1298 por el rey Jaume II el Just y estuvo habitado por monjes de la orden del Cister hasta el año 1835, fecha en la que se produjo la desamortización de Mendizábal.

 

Una visita al monasterio permite conocer un valle de extraordinaria belleza que aglutina pueblos como Bárig, Benifairó de la Valldigna, Simat de la Valldigna y Tavernes de la Valldigna, todos ellos cerca de un mediterráneo capaz de templarlos, tanto en invierno como en verano, con su brisa marina. La cercana costa ofrece al visitante otras opciones lúdicas gracias a las interminables playas de arena como La Goleta y Tavernes.

Otros datos: Simat de la Valldigna

Rate and share