La Ruta de los Borja en Xàtiva

Publicado el 27/04/2018

Nada menos que dos papas que ha tenido la Iglesia católica a lo largo de la historia, Calixto III y Alejandro VI, mantienen un vínculo muy estrecho con Xàtiva. Pocas ciudades del mundo pueden presumir de conservar tal legado. El recuerdo de ambos pontífices, tío y sobrino respectivamente, perdura en la localidad valenciana de la comarca de La Costera en forma de ruta que puede realizar el viajero amante del pasado y el patrimonio.
La Ruta de los Borja en Xàtiva
La ciudad de las Mil Fuentes es un lugar donde perderse entre calles empedradas cargadas de pasado disfrutando de panorámicas espectaculares. Para conocer el poso que la familia Borja (Borgia en italiano) ha dejado en la ciudad que vio nacer a Rodrigo de Borja (Alejandro VI, que fue papa de Roma de 1492 a 1503), conviene que el viajero se prepare a conciencia, porque hay mucho por ver y disfrutar.
 
La primera parada del itinerario le lleva a la Colegiata. La conocida como la Seu (aunque no posea rango de sede episcopal) es quizá, junto al castillo, el edificio más emblemático de Xàtiva. En este edificio del siglo XVI, declarado Monumento Nacional, están enterrados varios miembros de la familia Borja. 
 
Cuenta con el cáliz de Calixto III, una hermosa pieza de orfebrería gótica en oro, que fue regalada a la Colegiata por el papa. Su museo alberga bulas y valiosos tesoros artísticos de los Borja. En el atrio de su fachada principal se encuentran las esculturas en bronce de los dos pontífices, realizadas por Octavio Vicent.
 
Muy cerca de aquí, en la portada del Palacio del Arcediano se conservan los escudos originales de los Borja como obispos de Valencia. Seguimos los pasos del viajero ahora hasta la iglesia de San Francisco (calle Moncada, 1), que está catalogada como Bien de Interés Cultural. Su ubicación en una eminente zona noble de Xàtiva hizo que se utilizara como panteón de parte de la nobleza setabenese. Allí fueron sepultados personajes como el Conde de Urgell, ascendientes y parientes de los pontífices de la casa de Borja, los Condes de Toreno o los Bertrán de Lis.
 

Convento de Santa Clara

También llamado monasterio de la Asunción, el convento franciscano de Santa Clara es un edificio conventual de estilos gótico y barroco construido en el siglo XIV del que fue abadesa Beatriz de Borja. Hoy conserva el refectorio y dormitorio medievales, reformados en los siglos XVII y XVIII. Si el viajero pone dirección hacia la zona este, en dirección al barrio de San Pedro, se topará con la plaza de Aldomar, que antes se llamaba de Los Borja, donde se levanta la casa natalicia de Alejandro VI.
 
En la calle Corretegeria, al dejar atrás el Hospital Mayor (siglos XV y XVI) y después de una sucesión de palacios varios, el viajero puede acercarse hasta el Museo de Bellas Artes, que tiene dos sedes (el antiguo Almudín renacentista y la barroca Casa de la Ensenyança) para conocer otra joya del pasado: la antigua capilla Borja de la que fuera Colegiata gótica de la ciudad.
 
De obligada visita resulta una de las escasas fuentes góticas que se conservan en España. Se trata de la Fuente de la Trinitat, que se muestra al viajero con copa octogonal. Alterna los escudos de la ciudad y del Reino, que inicialmente eran policromados.
 

Iglesia de Sant Pere

A mediados del siglo XV se levantó la iglesia de Sant Pere. Rodrigo de Borja (Alejandro VI), fue bautizado aquí en 1432. Dispone de una sola nave con tres arcos diafragmáticos y un artesonado mudéjar. No debe olvidarse el viajero de visitar el retablo cerámico de Casa Artigues, de estilo rococó. Destaca porque representa a hijos ilustres reales e imaginarios de Xàtiva, entre ellos a Calixto III y Alejandro VI. 
 
La Ruta de los Borja en Xàtiva puede concluir con sendas visitas a la ermita de Santa Ana y el castillo de la localidad. La primera, situada en la cima del cerro de mismo nombre, fue erigida por el cardenal Rodrigo de Borja en 1456. Mientras, en la espectacular fortaleza de la localidad valenciana fue encarcelado y ejecutado Diego de Borja, hermano de San Francisco de Borja en el siglo XVI. Fue acusado de un asesinato enmarcado en las rivalidades entre bandos nobiliarios propias de la época.
 
Xàtiva es una ciudad cultural que guarda en su conjunto histórico-artístico la huella del paso de diversas civilizaciones que dejaron en ella su cultura, monumentos y episodios históricos.

Otros datos: Xàtiva

Valora y comparte