• La península sobre la que se levanta su casco viejo, en el que sobresale el Castillo del Papa Luna, divide la costa de Peñíscola en dos mitades absolutamente diferentes. Las playas del norte comienzan en una amplia bahía de arena fina y dorada, que se abre hasta configurar una interminable playa que alcanza hasta Benicarló. Es la zona más cosmopolita y donde se encuentran los hoteles, restaurantes y lugares de ocio más concurridos. Por el sur, el pintoresco puerto pesquero sirve de abrigo a otra pequeña ensenada de arena y, a partir de ahí, el litoral se quiebra y da paso a una costa rocosa con pequeñas y recoletas calas de aguas transparentes que invitan a la práctica del buceo. Al alcanzar el límite de la sierra de Irta, las paredes crecen y el paisaje aumenta en espectacularidad formando calas que, en ocasiones, sólo son accesibles desde el mar, pero cuyo descubrimiento constituye toda una recompensa.

    5

Playas:

  • Playa Norte

    La zona más próxima al casco urbano cuenta con arena fina y dorada. Es una playa abierta, grande y limpia con escaso desnivel, más acusada en la zona más abierta (...

    5
  • Img 1: Playa Sur

    En las inmediaciones de un bonito puerto pesquero, esta playa de arena fina y dorada se presenta muy bien comunicada y equipada, ideal para familias y niños. Es muy amplia, de fácil acceso y se...

    5
  • Img 1: Calas de la Costa Sur

    Los amantes de la costa virgen encontrarán al sur de Peñíscola varias calas de piedra y grava con agua muy limpia y excelentes fondos para bucear y pescar. El punto más atractivo se localiza a los...

    5