Artesanía in Ibi

  • Hasta el siglo XIX la principal fuente de ingresos había sido la agricultura, a la que se unió la industria de tipo artesanal como hilados y el comercio del hielo. Los ibenses se dedicaban a la industria del frío con la venta de hielo recogida en las montañas circundantes. Esta actividad les haría ser pioneros, junto a la vecina Xixona, de la artesanía del helado. De esta última actividad derivaría la industria heladera, que tuvo un rápido crecimiento, por toda la geografía nacional y gran parte del extranjero, a partir de finales del siglo XIX. En 1906 un artesano hojalatero, actividad muy desarrollada por entonces en esta población, comenzó a hacer reproducción pequeñas de aquellos útiles de casa como eran platos, sartenes, cazuelas, etcétera. Esta actividad, puramente artesanal en un principio, y que se podía considerar como un fenómeno aislado en un pueblo donde imperaba la agricultura, pronto comenzó a encontrar una respuesta en el mercado, lo que originó la creación de nuevas empresas que comenzaron la producción de juguetes a mayor escala. Proceso, que se vio favorecido con la introducción, en 1914, del primer motor ayudado por una máquina de vapor, hoy sustituida por la electrónica, que ha dado lugar a una amplia gama de especializaciones de juguetes: mecánicos, educativos, electrónicos. Ibi ha ido creciendo e industrializándose gracias al juguete, del que en la actualidad es el mayor productor nacional del sector.

    5