Cómo preparar tu propia Mona de Pascua

Publicado el 8/03/2018

Acaba Cuaresma y, con ella, la abstinencia. Es hora de comenzar con el banquete y no puede faltar la tradicional Mona de Pascua sobre la mesa.
Cómo preparar tu propia Mona de Pascua

El nombre de este popular dulce de la Comunitat Valenciana proviene del árabe munna, que significa “provisión de la boca”, y era un regalo que los moriscos hacían a sus señores. Se desconoce el origen con exactitud, pero los primeros indicios apuntan que esta receta ya existía en el siglo XV.

 

La Mona de Pascua es un bollo a base de harina, huevo, azúcar y sal acompañado con un huevo duro colocado en la superficie y, como bien indica su nombre, se toma el lunes de Pascua como símbolo del inicio de la vida.

 

Según la tradición, el padrino debe regalarle a sus ahijados la Mona de Pascua y antes de comer el huevo se casca en la frente de otra persona.

 

Existen multitud de versiones de Mona de Pascua: en forma de cocodrilo o de lagartija, mona trenzada, de chocolate… Las opciones son infinitas pero todas tienen en común el huevo pintado del que nadie se escapa.

 

Siendo fieles a tradición, a continuación os contamos la receta de la Mona de Pascua clásica. Para unas 8 raciones, necesitaremos:

 

Para el fermento:

  • 100g de harina de fuerza

  • 60 ml de agua

  • 12 g de levadura de panadero

Para la masa:

  • El fermento que hemos preparado anteriormente

  • 400g de harina de fuerza

  • 12g de levadura de panadero

  • 3 huevos

  • 150g de azúcar

  • 80g de aceite de oliva

  • 10g de sal

  • 1 cucharadita de miel

  • Una cucharadita de ralladura de naranja

  • 15 ml de agua de azahar

Para decorar

  • 2 huevos

  • 1 clara de huevo

  • Una cucharadita de azúcar

  • Unas gotitas de agua de azahar

  • Colorante alimenticio

  • Unas gotitas de vinagre

Preparación (75 min. aproximadamente)

  1. El fermento se elabora la noche anterior. Para ello, se disuelve la levadura de panadero en el agua y se añade poco a poco a la harina. Una vez hecha la mezcla, se tapa con un papel film y se guarda en la nevera durante toda la noche.

  2. Al día siguiente se saca el fermento de la nevera para dejar que se atempere.

  3. En un bol, se mezcla el fermento, la harina, la levadura de panadero y los tres huevos.

  4. Durante la mezcla, se va añadiendo poco a poco el azúcar y el aceite.

  5. Una vez mezclado todo, es el turno de incorporar la sal, el agua de azahar, la miel y la ralladura de naranja. Se remueve hasta que se cree una mezcla homogénea.

  6. Se amasa la mezcla hasta conseguir una masa elástica y no se pegue.

  7. Se saca la masa y se amasa en la mesa hasta que quede suave.

  8. En otro bol, se engrasan las paredes y se introduce la masa, se tapa con un paño y se reserva en un lugar cálido hasta que su volumen crezca por dos.

  9. Mientras tanto, se prepara en un vaso de agua un poco de vinagre, colorante alimentario y se introducen los huevos previamente cocidos durante 10 minutos.

  10. Una vez transcurrido ese tiempo, los huevos habrán cogido color y los reservamos para más tarde.

  11. Cuando el volumen de la masa se haya duplicado, se saca la masa y se corta en dos, reservando una pequeña parte para después.

  12. Damos forma de bola a las dos partes y hacemos un hueco en el centro de forma circular para depositar un huevo tintado en cada una de ellas.

  13. Colocamos las monas en la bandeja del horno con papel para hornear y precalentamos el horno a 180º.

  14. Con la masa que hemos reservado anteriormente, se hacen unas tiras finas y se colocan encima de cada huevo en forma de cruz.

  15. Se pintan las monas con la clara de huevo, se tapan y se reserva en un lugar que no le dé el aire hasta que doble su volumen.

  16. Una vez haya fermentado, se pintan de nuevo las monas.

  17. En un bol, se mezcla un poco de azúcar con unas gotitas de agua de azahar, se mezcla y se echa por encima de las monas.

  18. Se introducen las monas en el horno previamente precalentado durante 25 minutos.

  19. Pasado ese tiempo, ya están listas las Monas de Pascua.

Esta Semana Santa os invitamos a sorprender a vuestros amigos y familiares con esta clásica receta valenciana. Eso sí, ¡vigila que tu vecino de mesa no te casque el huevo en la frente!

Otros datos: Comunitat Valenciana

Valora y comparte

Distribuir contenido