Castellón, tierra de templarios