imagen de las pastillas de turrón ya elaboradas
Un manto blanco de infinitos almendros en flor es el color que tiene el campo en Xixona hasta la primavera., cuando empieza la recolección de un fruto que se convierte, gracias a expertas manos artesanas en el dulce más clásico de la Navidad: el turrón. Cuenta la leyenda que hace muchos años un rey contrajo matrimonio con una princesa escandinava que se sintió triste cuando dejó atrás las eternas nieves de su país. El rey, deseoso de ver de nuevo la sonrisa de su amada, mandó plantar miles de almendros que al florecer volvieron blanco el paisaje. La princesa recuperó la sonrisa y la alegría y para los humildes campesinos, que empezaron a recolectar la almendra, el turrón se convirtió en su principal fuente de ingresos.
  • Figuras del belén
    Un belén napolitano de 29 piezas se expone en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia. El Palacio de Marqués de Dos Aguas acoge el conjunto belenístico fechado nada menos que en el siglo XVIII. Ven y disfruta de un belén en el museo, tienes hasta febrero.
  • El puente
    La Casa Garcerán de Segorbe expone La noche más hermosa, una propuesta cultural que puede visitarse hasta el 11 de enero y que plasma el ambiente de la localidad, mostrando sus conmemoraciones, fiestas y tradiciones.
  • Un bodegón
    Arqueologías comestibles es una exposición de Júlio Quaresma que muestra pinturas, instalaciones y vídeos del artista en la Galería 7 del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Ven y déjate sorprender por un arista completo, tienes hasta el 6 de enero.

Valora y comparte