La manzana esperiega del Rincón de Ademuz

Resulta curioso saber que existen pequeños pueblos con poca densidad demográfica a los que su ubicación geográfica y producción de uno solo de sus frutos los hagan famosos. Ese es el caso del Rincón de Ademuz, una comarca montañosa de la Comunitat Valenciana, conocida como el pulmón verde de València, donde se da la famosa y sabrosa manzana esperiega, una variedad autóctona que solo se cosecha en ese lugar gracias a su clima.
La manzana esperiega del Rincón de Ademuz

Esta fruta endémica tiene una pulpa dura y azucarada cuyo almacenamiento no requiere refrigeración, pues se mantiene por varios meses a temperatura ambiente. La cosecha de la manzana esperiega comienza a mediados de octubre, y puede durar hasta abril o mayo.
 
Cuando se cosecha, la manzana puede ser de color verde con algunos tonos rojizos, y una vez cultivada su color va cambiando haciéndose más roja y el verde se vuelve amarillo.
 
Pero, realmente, la característica más curiosa de esta fruta es que la cantidad de azúcar que contiene es tal tiende a cristalizar dando la impresión de que contiene hielo, por lo que también se le conoce como “manzana helada”.
 
Es tal su devoción que se del 1 al 4 de noviembre se celebrará la sexta edición de la Fiesta de la Manzana Esperiega será, en este 2018, en Casas Bajas, municipio ubicado al sur del Rincón de Ademuz.
 
Para la celebración de dicho evento han preparado una serie de actividades que van desde recorridos en coche hasta una serie de exposiciones de acuarelas, fotografías, y la famosa exposición de la manzana.

Además, habrá mercadillos, exposiciones de artesanía, cuentacuentos para niños, mercado de productos agroalimentarios de la zona, un concierto en la Iglesia del Salvador de Casas Bajas, juegos tradicionales, y los concursos La Mejor Manzana Esperiega y La Tapa más sabrosa del Rincón.
 

Otros datos: Ademuz

Valora y comparte