Los últimos cátaros en la Comunitat Valenciana

Érase una vez un grupo de hombres en la región de Languedoc (sur de Francia) que se llamaban los Cátaros, conocidos también como “Hombres Buenos” (Bons Homes) cuyo movimiento religioso (http://www.loscataros.com/) –en plena época de las Cruzadas– puso patas arriba varios dogmas impuestos por la Iglesia Católica.
Los últimos cátaros en la Comunitat Valenciana

Los Cátaros no creían que Dios fuera el creador de nuestro mundo material, por lo tanto para ellos uno podía llegar a Dios solamente si era capaz de separar la parte espiritual de la material a través de una vida ascética. Los Cátaros vivían en comunidades donde no existían clases y donde ellos tenían que cumplir ciertas reglas muy estrictas. El Catarismo creía en la reencarnación y era más que una nueva creencia, era una nueva filosofía y forma de vida.

Por supuesto, en la época de las Cruzadas, la Iglesia no veía con buenos ojos un movimiento que contradijera en tantos asuntos su ideología imperante por lo que el Catarismo fue pronto considerado como una Herejía. La Iglesia movió fichas y con la ayuda de parte de la nobleza francesa realizó su Cruzada contra los Cátaros, lo que produjo el primer gran éxodo religioso en Europa. Los últimos cátaros atravesaron las altas montañas del Pirineo y llegaron hasta el norte de Castellón e incluso a la provincia de Valencia. La ruta que recorrieron estos hombres, huyendo de las hogueras de la Inquisición, se conoce hoy en día como la Ruta de los Cátaros; un gran itinerario europeo que conecta la Comunidad Valenciana con el Mediodía francés.

 

Conocer el tramo de la Ruta de los Cátaros en la Comunidad Valenciana (http://comunitatvalenciana.com/viaje/publicaciones/163/ruta-de-los-ultimos-cataros) es una experiencia única e inolvidable. En esta tramo podrás recorrer todos aquellos lugares del antiguo reino de Valencia donde los últimos Cátaros encontraron sus refugios. Lugares ideales para que aquellos “Buenos Hombres” pudiesen seguir con su vida austera como pastores, artesanos o agricultores. En la Ruta de los Cátaros conocerás un gran patrimonio natural, cultural y gastronómico visitando comarcas como Els Ports o El Maestrazgo que vivieron su esplendor en la Edad Media.

Caminando por antiguas calzadas romanas, caminos medievales y caminos de pastores podrás seguir la huella donde anduvieron los últimos cátaros y visitando las poblaciones de Morella y Sant Mateu conocerás el legado histórico que nos han dejado. Morella es quizás el lugar “cátaro” más emblemático de estas tierras, ya que fue el lugar donde se asentó Guillem de Belibaste, el hombre considerado el último cátaro. Belibaste se dedicaba a la cestería y vivió en relativa tranquilidad hasta que fue traicionado y finalmente quemado en la hoguera en 1321.  Recorriendo las callejuelas de la antigua judería y la Plaça dels Tarascons todavía podrás identificar este sentimiento de “la nueva Jerusalén”, como Belibaste llamó a su nuevo pueblo.

 

Aunque el movimiento cátaro se extinguió hace setecientos años, recorriendo la Ruta de los Cátaros y visitando los cascos medievales de Morella, Sant Mateu, Cinctorres, El Forcall, la Pobla de Benifassà, Peñíscola, Cervera del Maestre, Calig, Atzeneta del Maestrat, entre otros lugares, podrás recorrerlos pasos de estos hombres llamados cátaros que fueron perseguidos por sus creencias y dejaron un legado histórico muy profundo en la Comunidad Valenciana.

Otros datos: Comunitat Valenciana

Valora y comparte