Cómo pez en el agua

Publishing date 1/12/2014

El tranquilo y elegante baile de las casi transparentes medusas, unos dragones marinos mimetizados con su entorno, y varios hipocampos, campeones del camuflaje y agarrados al fondo marino con sus prensiles colas, son uno de los espectáculos del Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes de las Ciencias. Son acuarios que muestran la belleza de las profundidades oceánicas y transmiten al espectador un mensaje de conservación de unas especies en peligro de extinción, por estar expuestas a la explotación directa de capturas, a accidentes por artes de pesca no selectiva y, sobre todo, por la degradación de su hábitat. Ven, mira y disfruta, es como si estuvieras en el fondo del mar.
Cómo pez en el agua

Los visitantes del Oceanogràfic de Valencia que atraviesan el túnel de Tropicales a Templados descubren al salir pequeños acuarios con animales tan curiosos como los ctenóforos, las medusas, los caballitos de mar y dragones marinos, los peces pipa o las anguilas jardineras. Ahora además es posible contemplar una nueva especie de caballito el Hippocampus abdominales, llamado así por su abultado abdomen. Son cuatro ejemplares que provienen de un acuario de Suecia y han sido criados en cautividad. Esta especie es originaria del Pacífico Sudoccidental: Australia y Nueva Zelanda, y se alimenta de crustáceos. Es uno de los caballitos de mar más grandes que existen, ya que pueden alcanzar los 30 ó 35 centímetros, tiene más radios en la aleta dorsal y anillos de la cola que cualquier otro caballito de mar.

El Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias ha incorporado también tres nuevos ejemplares de dragones marinos de la especie Phyllopteryx taeniolatus, un especie originaria de la costa sur del continente australiano que llega a alcanzar los 45 centímetros. Estos animales son primos hermanos de los caballitos de mar y se caracterizan por estar muy bien camuflados en el ambiente donde se mueven hasta tal punto que pueden confundirse con algas flotando a la deriva.

Como en el caso de los caballitos, el macho del dragón marino también es el encargado de cuidar y dar cobijo a la puesta. La hembra  transfiere entre 200 y 300 huevos a la cola del macho que está esponjosa y preparada para recibir los huevos. A partir de este momento, el macho carga, oxigena y nutre los huevos durante un periodo de entre uno y dos meses.

Ven al Ocenogràfic y verás como nadan las medusas, los elegantes caballitos marinos y los tranquilos dragones, parecen bailar en el agua ajenos al interés que despiertan a su alrededor.


Web: www.cac.es

Otros datos: Valencia

Rate and share