La Vall de Gallinera, la joya escondida de Alicante

Publishing date 11/10/2016

El Recorrido de los Ocho Pueblos transcurre por algunos de los parajes con mayor biodiversidad de la Comunitat Valenciana
La Vall de Gallinera, la joya escondida de Alicante

La Vallde Gallinera es un sueño. Un pueblo que no es un pueblo, sino ocho aldeas enmarcadas en un valle simétrico y perfecto, ocho joyas de origen morisco cuya población total no supera los 700 habitantes. La comarca alicantina de la Marina Alta guarda este secreto desde antaño: una senda que deja atónitos a los que la visitan por la belleza de los paisajes y la calidez de sus gentes. El Recorrido de los Ocho Pueblos, como se conoce, empieza por la fuente de la Mata de Benirrama y acaba por la fuente de la Mata de Benisili. Entre estas dos aldeas transcurren Benialí, Benissivà, Benitaia, La Carroja, Alpatró y Llombai (no confundir con el Llombai de la provincia de Valencia; la aldea alicantina está deshabitada).

 

Los caminos rurales unen todas las aldeas en una senda de unos 16 kilómetros que viaja entre fuentes naturales repartidas a lo largo de todo el término. Un paseo de color verde. La Vall de Gallinera es un jardín botánico debido al alto nivel de lluvias que se registra anualmente y a los microclimas que conviven en esta zona. Es uno de los territorios con mayor biodiversidad de la Comunitat Valenciana. Destacan los encinares, los pinares, los arbustos y la vegetación rupícola, y una fauna con diversas especies de mamíferos, aves, reptiles y anfibios. No es difícil ver águilas reales planeando entre las crestas de las montañas en busca de alguna presa despistada.

 

Su historia se remonta a los tiempos del paleolítico medio, momento en el que se registran los primeros asentamientos humanos. De la época prehistórica hay que resaltar las diferentes muestras de arte rupestre declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Los íberos dejaron su huella en poblado del ‘Xarpolar’; y de la cultura musulmana destacan los dos castillos que coronan las dos entradas del valle: por el interior el castillo de Benissili o Alcalà y por la costa el castillo de Benirrama o Gallinera.

 

Aunque es muy recomendable visitar la Vall en el mes de junio para disfrutar de la floración de los cerezos, en cualquier momento del año, la Vall de Gallinera y sus ocho pueblos te esperan para seducirte de por vida

Rate and share