Historia de las Hogueras de San Juan

Desde tiempos ancestrales los pueblos de la costa mediterránea celebran la llegada del solsticio de verano en torno a hogueras purificadoras. En Alicante el rito del fuego perduró a través de los siglos como una festividad agrícola.

Más tarde, en el siglo XIX, esta costumbre pasó a la ciudad, así se puede constatar que la primera noticia documental de estas primitivas hogueras se remonta al año 1822, a través de un bando publicado por el Alcalde que ordenaba: "...que no se enciendan hogueras en las calles, ni menos se disparen tiros ni cohetes en la noche de San Juan y sucesivas, bajo multa de 20 a 100 Reales".

 

En 1881 no se publicó el correspondiente bando y según un diario de la época "...tras comenzar las fiestas con la verbena de San Juan, permitió que los pacíficos habitantes se despacharan a sus anchas con hogueras y petardos." Aprovechando la ausencia de prohibición los vecinos se agruparon por calles instituyendo las festes de carrer (fiestas de calle), con juegos populares, música y con la aparición de los antepasados de los actuales ninots. Las hogueras vecinales continuaron presentes a pesar de las constantes prohibiciones.

En 1928 se crea una asociación llamada Alicante Atracción, dedicada a fomentar el turismo de la ciudad y que, con este fin, es autorizada por el ayuntamiento a organizar oficialmente las primeras hogueras de San Juan. En pocos años se superarían las treinta Hogueras y en 1932 se instaura la máxima representación de la Fiesta, la Bellesa del Foc.

Mascleta_2014

Valora y comparte